Fuentes

El conflicto surge cuando hay acciones que se oponen. El contenido o motivo de esa oposición es la fuente del conflicto, no los argumentos planteados por las partes.

Christopher Moore (1986) sugiere que los conflictos se dividen en estas categorías: conflictos por relaciones, valores, datos, intereses o estructuras. Schrumpf, Crawford y Usadel (1991) se apoyan en la teoría del control de Glasser(1984) para categorizar los conflictos en relación a cuatro necesidades psicológicas: la necesidad de pertenecer, la necesidad de tener poder, la necesidad de libertad y la necesidad de divertirse.


Desde la teoría de la organización, Wall (1985) plantea tres fuentes de conflicto: la relación, diferencias de objetivos y diferencias de percepciones y Tichy (1983) sugiere tres centros de conflicto: técnico (conflictos por diseños), político (conflictos por premios y castigos) y cultural (conflictos por normas y valores supuestos). Las cuestiones técnicas incluyen las maneras en que los individuos, los grupos y las organizaciones reúnen recursos, gente y tecnología para obtener productos. Las cuestiones políticas incluyen quién recibe qué premios o castigos y por qué actividades. Las cuestiones culturales son similares a las que ya hemos analizado.